lunes, 2 de enero de 2012

Abandona las ideas fijas (1r estado del espíritu kaizen)

Propósitos de año nuevo. Os parecerá mentira pero pocas cosas hay más ligadas al kaizen: buscamos ser mejores y nos proponemos nuevas metas, las definimos lo mejor que podemos, a veces -incluso- marcando un plazo para su cumplimiento; también intentamos que sean realistas (aunque, a veces, nuestro voluntarismo nos juega malas pasadas…).

Es igual. Los propósitos de año nuevo son kaizen. Y parten de su primer principio: “abandona las ideas fijas”.

Todo es revisable. Todo es susceptible de mejora. Las ideas fijas nos atan y no nos dejan avanzar, como un ancla. En lo personal y en lo profesional.

Este principio ataca aquellos otros del “siempre se ha hecho así”, “yo soy así”. ¿Os reconocéis? ¿Reconocéis a alguien? ¿En vuestro colegio/instituto hay alguien así? Es lo que yo llamo “persona palo en la rueda”. Tú tienes la voluntad de avanzar, pero el esfuerzo será sobrehumano si llevas ese ancla de ideas fijas atado a tu tobillo...

Competencias básicas... "uf! otra moda más"
TIC... "uf! jueguecitos en clase..."
Redes Sociales... "uf! ya se distraen solos..."

Los "anclas" de nuestros entornos se agarran a cualquier cosa. Podemos desengancharlos del suelo (o de nuestro tobillo) introduciendo las novedades muy poco a poco, no hay prisa.  Podemos hacerlo empezando por nosotros y por los que no son anclas, esperando que cunda el ejemplo (aunque a veces no es posible...).

Si nos convencemos de que todo es revisable, de que no hay nada inamovible, ya estamos en el camino de la mejora continua.

Feliz 2012 hacia adelante!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada