domingo, 18 de septiembre de 2011

¿Por qué no nos sale como en Finlandia?

Comparamos y comparamos y no llegamos a saber porqué Finlandia lo hace mejor en educación que nosotros. O porqué sus resultados son mejores que los nuestros.

Lo primero que me viene a la cabeza es la inversión: grupos reducidos, dos profesores por aula cuando hay alumnos con dificultades específicas de aprendizaje, profesores fuera del aula en grupos súper-reducidos de alumnos con dificultades…
Pero, además, la carga lectiva de los alumnos se reparte de forma diferente: en lo que sería el equivalente a nuestro Ciclo Inicial de Primaria, se intensifica la enseñanza de las materias instrumentales (matemáticas y lengua nativa). Son la base para todo lo que hay que aprender después, y se asegura que esa base sea sólida.

Sus clases son de 45’, lo que está muy próximo al límite útil de la atención en niños de 6-8 años (aquí, los últimos 15’ de cada clase conviene dedicarlos a mantener la calma, a mantener el ritmo de trabajo, a promover la autogestión de las emociones…).

Aquí diversificamos más. Pero no contamos con el realista refrán de que “quien mucho abarca, poco aprieta”.

He extraído información de la siguiente web: Ejemplo finlandés

Y de este documento:
Mirando únicamente el Ciclo Inicial de Primaria, la comparación de la distribución de horas se puede ver en esta tabla:

Además, los contenidos de –por ejemplo- el área de Lengua nativa (materna) son concretos, pocos, lo que permite la instalación de esa buena base elemental para poder, en cursos posteriores, profundizar en el estudio de las tipologías textuales, categorías gramaticales, sintaxis… Aquí empezamos desde los primeros cursos de Primaria intentando que los alumnos entiendan todos esos conceptos tan abstractos y, queremos pretender, además, que los utilicen correctamente. Extraído del mismo documento, aquí podéis ver los contenidos a impartir en el área de Lengua:
  • Fonema – Letra – Sílaba – palabra – Lectura
  • Palabras – Frase – Interrogación – Exclamación – Escritura/redacción
Y ya está. Solo tenéis que echar un vistazo a un libro de texto de 1r o 2º curso de Ed. Primaria para ver las diferencias en contenidos.  Allí parten, por ejemplo, de la escritura de frases.  Como los niños saben hablar, la escritura de frases es un proceso relativamente sencillo.  Aquí, les enseñamos la concordancia entre nombre y determinantes, o entre sujeto y predicado… Y luego, que lo hagan correctamente al escribir.

Los dos primeros años muy intensivos en pocas materias garantizan una mayor autonomía y un mejor aprendizaje en los años siguientes.

Sin entrar en metodología, solo en materias impartidas o en curriculum… ¿alguna conclusión?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada